Home / Internacional / El papa Francisco se despidió de Colombia

El papa Francisco se despidió de Colombia

IMG_8438

Después de una maratónica visita de cinco días en la que visitó cuatro ciudades (Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena), el papa Francisco partió este domingo a las siete de la noche desde el aeropuerto Rafael Núñez, en Cartagena, en un avión con destino al Vaticano, en Roma.

En cada una de las ciudades en la que estuvo, realizó misas campales que contaron con la presencia de cientos de miles de colombianos ansiosos por ver al jefe del estado Vaticano, el primero en llegar a Colombia en 31 años, cuando en 1986 fue el turno de Juan Pablo II para estar en el país. En la última de estas homilías, realizada en el muelle Contecar (Cartagena) a las cuatro de la tarde, Francisco pidió cambiar la cultura de la muerte por una de completa “vida”.

“Se nos exige generar desde abajo un cambio cultural: a la cultura de la muerte, de la violencia, responder con la cultura de la vida, del encuentro”, dijo. Pero no fue el único mensaje del papa en sus días en Colombia. Durante varios eventos, entre los que se incluyó un encuentro con víctimas en Villavicencio (Meta), el máximo jerarca del catolicismo abogó por la paz y la reconciliación. En la misa campal en Cartagena, Francisco también mostró su apoyo al acuerdo alcanzado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc: “Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural”.

Antes de esta última misa, Francisco, que llegó a la capital de Bolívar en horas de la mañana (luego de ser despedido por miles de personas en las calles de Bogotá), visitó el barrio San Francisco. Después de esto, acudió al atrio de San Pedro Claver donde hizo la oración del ángelus y, después, visitó la casa santuario del mismo santo.

El último evento, el de despedida del papa Francisco, se realizó en el aeropuerto Rafael Núñez, donde, en compañía del presidente Santos y de la primera dama, María Clemencia Rodríguez, se realizaron varios eventos culturales, mostrándole al jefe del estado Vaticano la idiosincrasia del Caribe colombiano. Antes de terminar de abordar la aeronave con destino a Roma, el papa dio una última bendición a las personas que estaban en la pista.